24
Nov

Esto no debería pasar aquí.

anger-title-image_tcm7-187841La oscura nube de muerte habtomado anun hijo de Gainsville y la violencia se ha salido con la suya.
Gainsville, Tx. Un hombre es muerto después de 6n tiroteo en Gainsville el sábado en la mañana.
El departamento de policía respondió q un reporte de “balazos” en la manzana/cuadra 600 ee la calle North Dixon alrededor de las 2:10 am. El sábado. Las oficiales localizaron a la victima, Luis Puente, de 20 años de edad de Gainsville. Puente fue transportado ql centro médico del norte de Texas donde sucumbió ante sus heridas. El sospechoso en este caso ha sido identificado como Brandon Eduardo Rodriguez, de 19 años. El se entregó a si mismo al Departamento de Policía de Gainsville ek sábado en la tarde KXII.COM
Hoy en Gainsville un joven, de 20 años perdió su vida, fue asesinado/baleado. El sospechoso esta bajo custodia. La pérdida es horrible. Uno está muerto, uno está bajo custodia de la policía, la ciudad está en dolor. Las familias están luchando para absorber el impacto de sus jóvenes, hijos de Gainsville. Las madres sufren. Los primos sufren. Amigos sufren. La familia tiene un corazón golpeado. En momentos como este, debemos contestar preguntas importantes y cuidar los corazones heridos.
Esto no debería pasar. Nuestras familias merecen algo mejor.
Escribo esta respuesta como pastor a Gainsville y como amigo para muchos afectados. Mis amigos les amo y sufro con ustedes. Cuan duro es esto para sus corazones. Perder un amigo, quien es demasiado joven para traer resonando en la mente tan trágica situación? Mi ciudad, te amo y sufro contigo.
Cuan duro debe ser esto para el corazón de Gainsville. Nuestra primera respuesta es sentirnos enojados, queremos estar enojados con el que jaló el gatillo. Queremos estar enojados con la comunidad de familias donde ocurrió tanta violencia. Deberíamos enojarnos. Enojarnos suficiente para querer hacer algo para mantener seguros a tu familia y amigos. Enojarte lo suficiente para tomar acción. Sólo enojarte no cambiará nada.
Otra vez, queremos sacar esto de nuestra atención. Si queremos relativizar el dolor, parece jo lastimar tanto, si vemos por otro lado, no tenemos que enfrentar nuestro dolor. Nuestro temor es que pudo haber sido uno de nuestros hermanos o hermanas o primos o hijos. Pude haber sido yo . Así que queremos ver el otro lado y tratar de no pasar en el dolor y miedo. Finalmente, queremos pensar que estamos seguros. Esto no nos pasará. No estamos en la línea de fuego. Pero si estamos. Todos estamos en la línea de fuego. Esta es nuestra calle, nuestro vecindario, nuestra ciudad, nuestro condado y nuestros amigos.
Ninguno ee nosotros podemos darnos el luio de mirar al otro lado cuando pasa algo como esto.
Ahora mismo, Hope Church se reúne con St. James. St. James está a solo 6 cuadras de dónde fue el tiroteo.
Cuando vivimos en un área necesitamos tomar pertenencia.
Una herida como esta daña mucho más wue sólo Gainsville. Muchas familias que viven en otras ciudades son afectadas. Amigos y familiares viven a través de todo el condado. El dolor se mueve como una ráfaga de fuego saltando de ciudad en ciudad.
Mat. 2: 18 “en Ramá se oyó una voz, llanto y gran lamento. Raquel llora por sus hijos, se niega a que la consuelen, porque están muertos”.

 

Debemos llorar a n6edtros hijos. Al que fue baleado y al que jaló del gatillo. Amigos que rodean, estos eran casi adultos, 20 y 19 años.
Y como otros muchos que rodean a estos están involucrados a través de cualquier desacuerdo desarrollado en el evento y cualquier enojo filtrado bajo la superficie esperando salir y hacer erupción más allá del dolor. Esto no debería pasar.
Debemos llorar a nuestros hijos. No podemos ser insensibles.
Mat. 5:4 ” Bienaventurados los que lloran porque serán consolados”.
El lamento cava hondo en nuestras almas y emociones.
Primero negamos. Queremos ignorar la pérdida. Luego nos enojamos y buscamos disipar la pérdida.
La aceptación se hunde en nuestros pensamientos. Y finalmente, el buen trabajo del lamento nos cambia para ver al mundo sin la persona que hemos perdido. La esperanza toma su lugar en nuestro corazón y nos lleva a ver que días mejores vendrán después de nuestra pérdida.
El lamento es bueno. Aceptando la situación como es, aunque buscando por algo mejor y preparándonos para recibir un nuevo mundo.
Necesitamos llorar. Dos jóvenes y el mundo al que estaban enlazados se ha perdido. Necesitamos llorar. Nuestro vecindario y seguridad están destrozados. Estos no estan solos. Otros les seguirán a menos que lloremos. Mucho más se perderá si no tenemos una visión del futuro sin el dolor y destrucción que trajo a este vecindario en este punto. Necesitamos llorar y encontrar consuelo, una mejor solución, una mejor manera de vivir juntos en nuestro vecindario.
Salm. 30: 10-12 ” Señor, escucha mi oración y Muéstrame tu compasión. Ayúdame, Señor!
Entonces tú cambiaste mi tristeza en baile.

Me quitaste el luto y me vestiste de alegría. Que todo mi ser te alabe, te alabaré por siempre, Señor”.
Debemos abrazar un nuevo futuro en Jesús. Es Dios y solo El quien puede cambiar nuestro lamento en baile. El lamento tiene dos componentes para ser efectivo: uno es aceptar la realidad frente a nosotros y el otro determinación para actuar diferente.

Eso es lo que llamamos arrepentimiento. Es un cambio de mente. Es un entendimiento de que sí, somos parte de este mundo siendo como es y una determinación de hacer algo diferente y mejor con nuestra parte en él.
Jesús, el Cristo, demanda que nos movamos a un nivel diferente en la vida si queremos que esto desaparezca. Debemos movernos de ver a hacer. Debemos cambiar nuestras propias vidas en tal manera que otros quieran seguir el camino de Cristo en nosotros en vez del camino que ellos siguen.
Estás siguiendo el camino de Jesús? Lo buscas con todo tu corazón, y toda tu alma y toda tu fuerza? Lo has hecho el Señor, maestro y Dios de tu vida? Amas a tu vecino como a tí mismo? Has admitido que no puedes vivir por tí mismo el estándar que Dios tiene para tu vida?
Has puesto tu vida en sus manos y aceptado que El tomó tu castigo por todos los errores que has cometido? De veras? Has llorado al respecto y cambiado tu mente en cuanto a tus acciones y pensamientos? O continuas haciendo lo que sirmpre has hecho y orado para que El de alguna manera mueva su varita mágica y lo cambie?
El vino a cambiarnos uno a la vez. Cuando cambiamos, nuestro mundo cambia.
Esta mañana, nosotros en Hope Church nos lamentamos por la pérdida de estas dos vidas en la comunidad. Uno que ha ido a muerte física y el otro no lo sabemos.
Sabemos que aquel que jaló del gatillo y todos los que le rodean no volverán a ser igual.
La oscura nube de muerte ha entrado en el vecindario otra vez y no volverá a ser lo mismo. El miedo está al acecho tras las puertas y en las calles. Lamentamos que no hemos hecho suficiente para alcanzar a éstos en dolor y en angustia para mostrarles un camino mejor.
Y nos ofrecemos a nosotros mismos al Rey del Universo, Jesús, como servidores para hacer algo. Para hacer más de lo correcto y mirar menos.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *